Translate

viernes, 2 de septiembre de 2016

Eventos Paranormales después de la Batalla de Miraflores

Museo del Parque Reducto -  Distrito de Miraflores

Dedicado

A todas aquellas personas que han vivido experiencias similares.



Museo del Parque Reducto -  Distrito de Miraflores

Después de la Batalla de Miraflores del 15 de Enero de 1881.



Prólogo


Comentar sobre eventos paranormales es similar a hablar sobre los ovnis y seres extraterrestres, muchos han tenido experiencias primarias, sin embargo pocos son los que lo desean relatar.

En ambos casos, las personas protagonistas, son de los pocos en el planeta Tierra con la suerte o mal momento de haber sido testigos de esas situaciones.

Muchas de esas experiencias pueden parecer increíbles o imaginadas, pero forma parte de la vida y la muerte, debido a que existen infinitos hechos inexplicables que a veces los consideramos coincidencia o casualidad, aunque últimamente se le agrega la palabra causalidad.

Quizá muchos de los lectores de este ensayo, sientan sensaciones extrañas mientas lo lean, porque la investigación se centra en los eventos ocurridos como resultado de un momento especial en la vida de miles de ciudadanos que residían en el Distrito de Miraflores y alrededores, el 15 de enero del año 1881, pero que tiene repercusión en millones de otros ciudadanos que residen y transitan alrededor.

En el primer capítulo incluyo una experiencia personal, que ocurrió en el distrito de Barranco, lugar donde el día anterior a la Batalla de Miraflores, ocurrieron lamentables momentos, protagonizada posiblemente por varios de los mismos personajes.

Si mientras la lectura de las historias, alguien siente algunas sensaciones extrañas, quizá no deberían continuar leyéndola.

Fátima Rodríguez Serra


 Parque Reducto -  Distrito de Miraflores

Introducción sobre los eventos paranormales

Plazuela Espinoza-  Distrito de Barranco


La razón para escribir este documento se debe a la cantidad de relatos sobre extraños momentos que viven y sienten, muchos de los cuales provocan pánico y espanto, generalmente en personas que residen y/o laboran en los distritos de Miraflores y Surquillo.

Nacida en el distrito de Barranco, residí durante casi tres décadas entre barrios y casas construidas a inicios del siglo pasado y antepasado, la mitad de mi familia residía en varias de esas casas, muchas de las cuales aún se mantienen en pie, edificadas en caña, barro, o madera, tenían el ambiente perfecto para narrar una historia de misterio y terror.


Una historia, que aconteció cuando yo aún no nacía se produjo a finales de los años 1940, uno de mis primos desapareció durante varias horas, en su vivienda que queda en la Av. Bolognesi, una residencia de dos pisos construida a inicios del año 1900.

Ruta del tren - Distrito de Barranco


Sus familiares sólo se escuchaba de él un lejano grito de “auxilio”, luego de casi cinco horas de buscar por todas las habitaciones, e inclusive llegar a subir al techo, con una escalera o algo parecido a ello, decidieron buscarlo siguiendo en algo el sonido de sus gritos, que era el patio central, un hermoso lugar adornado de plantas y flores, al cual sólo tenía acceso el jardinero, pero que tenía una parte que nadie había notado antes : un antiguo pozo de agua, de aproximadamente 60 centímetros de diámetro, que había sido tapado rudimentariamente, y que por alguna razón fue la ruta de mi primo, quien cayó a una profundidad de casi 5 metros, y que gracias a la “providencia” que fue la palabra de su madre, felizmente no le pasó nada más que un fuerte golpe, ya que todo el pozo estaba cubierto con plantas.


Av. Bolognesi -  Distrito de Barranco


En esa casa y en otras similares, escuché ese tipo de historias, en las que a veces incluía a fantasmas, duendes, sombras, botas, y otras apariciones, así como objetos que desaparecían o que se movían solos.

Ya en el colegio, tuve muchas compañeras de estudio que residían en el distrito de Chorrillos y Miraflores, quienes también acostumbraban comentar situaciones similares a las vividas en Barranco.

A inicios de este siglo, por diversas razones empezó a ser recurrente escuchar temas relacionados con los eventos paranormales, por eso empecé a recordar y/o conversar con familiares y amigos, al inicio por curiosidad, pero al reunir la información sobre esos sucesos, descubrí que existía como una larga y rectangular zona donde ocurrían la mayoría de eventos, lo cual me hizo titularla “la Zona de Influencia”.

En dicha zona existe un grave problema, el cual ignoro cómo solucionar, sin embargo, espero que estas letras sirvan de apoyo para remediarlo, porque son demasiadas personas, vivas y fallecidas, que tienen momentos difíciles que no logran superar.

Av. Bolognesi -  Distrito de Barranco



Fuente de Información de los eventos paranormales

calle Abregú -  Distrito de Barranco


Metodología y Fuente de Información

Los testimonios que relataré fueron escuchados de personas mayores de edad, de distintas profesiones, artes u oficios, realizados de manera voluntaria, durante un momento ocasional, sin ningún tipo de presión, y sobre todo muy convencidos de haber vivido esa experiencia.

La recopilación de esta información empezó hace más de 30 años, poco a poco he ido convenciéndome sobre la veracidad de estos hechos.

La mayoría de los entrevistados no se conoce entre sí, muy pocos sabían de relatos similares ocurridos a personas de su entorno, aunque sí de terceros desconocidos.

Ninguno tenía necesidad ni obligación de realizar estos relatos y la constante en casi todos ellos es su capacidad de “ver más allá”, porque aseguran haber mirado a algo o a alguien, muy pocos pudieron ver rostros, solo sombras borrosas, otros de manera lateral el aspecto de una persona, otros mediante los espejos, existiendo algunos osados que han intentado conversar con ellos sin éxito.

Por razones de privacidad, no colocaré el nombre de ninguno de ellos, si en el futuro cada uno desea ofrecer su testimonio a base de estos escritos, será su voluntad.

calle Luna Pizarro  -  Distrito de Barranco

La zona de influencia de los efectos paranormales


Zona de Influencia primaria  -  Distrito de Miraflores y Surquillo


Designo la zona de influencia a aquella área donde se producen eventos inexplicables, que perturban la tranquilidad de las personas vivas, por eso son consideradas paranormales.

La mayoría de relatos tienen similares características, sensaciones de frió intenso, corrientes de aire helado estando las puertas y ventanas cerradas, una repentina baja de la temperatura corporal como si existieran problemas de presión, efectos de adormecimiento en algunas partes del cuerpo, una repentina sensación de cansancio, escalofríos y miedo, sentir que algo toca el hombro y en circunstancias en que se está acostado se siente que alguien lo arrastra por uno o ambos tobillos.

En otros casos se distingue a uno o a varios seres con aspecto humanoide, por el porte y el andar podrían tener entre 20 y 40 años, algunos caminan erguidos, otros mantienen la cabeza agachada, la vestimenta puede variar entre tonos oscuros como el negro o el azul, hasta claros como crema o blanco humo.

Algunos pareciera que usaran una pequeña gorra. Otros una casaca, casi todos son de sexo masculino, siendo una constante notar algún aspecto alterado en la vestimenta, así como un olor a un aroma de guardado y pestilente.


Zona de Influencia final  -  Distrito de Miraflores y Surquillo
Las líneas de color naranja corresponden a muchos de los efectos paranormales

También es frecuente apreciar sombras o reflejos sin forma, casi todas oscuras o de color negro, algo similar a una bolsa negra o con aspecto transparente.

La mayoría transita de manera lineal, atravesando cualquier cosa que se encuentre en su camino, pudiendo desaparecer en cualquier momento. Algunos pareciera que están sentados en el aire, hasta que también desaparecen.

A los que se les ha visto caminar, pareciera que no apoyan los pies sobre el suelo, nunca se les ha visto los zapatos, aunque algunas veces se han notado botas caminando solas.

En otros casos no están visibles, pero se siente que algo o alguien está cerca, algunos objetos se movilizan sin que nadie los toque, las puertas se abren o cierran, los focos se encienden, no encienden o se apagan solos, y algunos objetos desaparecen aún sean grandes o muy pesados.

Una primera zona de Influencia la determiné cuando empecé a realizar esta investigación, pero esta se ha ampliado hacia ambos lados, por importantes relatos de distintas personas. Las impresiones han sido obtenidas de Google.


Zona de Influencia final  -  Distrito de Miraflores y Surquillo


jueves, 1 de septiembre de 2016

Extraños sonidos en el distrito de Barranco

avenida Grau -  Distrito de Barranco

Capítulo I.

Un estudio fotográfico


1. Extraños sonidos en el distrito de Barranco

Esta historia de extraños eventos se remonta a los años 1960, en el estudio fotográfico de mi padre, ubicado en la Av. Piérola del distrito de Barranco. En el negocio fotográfico sólo laboraba mi padre, con algunos ayudantes por momentos, hasta mediados del año 1964 nunca escuché alguno de los comentarios que relataré.

El negocio tenía un amplio ambiente en la recepción con una vitrina colocada desde el piso hasta el techo que dividía el salón principal del estudio. Dicha vitrina estaba adornada con muchas fotografías y una banca de madera insertada como esquinero.

Por ello se había formado un segundo ambiente, con una espaciosa área de techos altos, con una capacidad de hasta 50 personas, en la cual se encontraba el equipo, las luces, el telón, varias sillas y bancas, habiendo instalado en un apartado: un lavadero y un espejo clavado en la pared.

Hacia el fondo, previa grada un pasadizo conducía a dos habitaciones, la primera ubicada al lado izquierdo, donde estaba el laboratorio (habilitado como cuarto de laboratorio), con las ventanas tapiadas con una cortina de color negro, iluminada con un par de focos de color rojo. La puerta tenía una cerradura para que pudiera ser cerrada por dentro. 

Continuando por el pasadizo se encontraba otra amplia habitación con un área destinada para un lavatorio, y en un pequeño cuarto a la izquierda estaban los servicios higiénicos. En este salón el mobiliario se colocó un par de mesas de madera en forma de escuadra, donde se ubicó la guillotina, el secador, los rodillos, las cortadoras, entre otros instrumentos necesarios para culminar la fotografía.

El local construido en material noble a principios de los años 1950, fue habilitado desde el inicio para que sea un negocio, con varios metros de retiro municipal.

Se sabe que esa área había sido un campo de cultivo, y antes de ello formaba parte de una antigua Huaca llamada La Viñita, ubicada en el límite del distrito de Barranco. Dicha Huaca empezaba en la quebrada de Armendariz y se prolongaba hasta la Av. Pierola, lugar de los eventos.

En la fotografía se observa toda la zona de la actual Av. Grau, sin construir, cuando aún era un campo de cultivo..


Panorámica del distrito de Barranco -  año 1948
2. Los sonidos de la fotografía

Mi padre siempre fue muy colaborador con aquel que se lo solicitara, primos, vecinos, estudiantes de los colegios del distrito y algunos miembros de la familia recibimos sus enseñanzas, con mucha paciencia de su parte. 

Nos enseñó la metodología para adecuar el equipo fotográfico, mover las luces para que no produzcan sombras en el rostro, la posición del rostro y demás partes del cuerpo en el momento de captar las fotografías, revelar los negativos, cuadrar la ampliadora para el tamaño deseado de la vista, preparar los químicos necesarios para los distintos revelados y/o impresiones de las tomas, y uno que otro secreto con relación al retoque, así como algunos adornos del acabado.

Durante el proceso, era constante escuchar algunos sonidos característicos en el laboratorio y en la zona del secado, como el interruptor de la ampliadora, los rebotes sobre la mesa de madera del mango del rodillo y de la guillotina, ambos de metal.

En el año 1964, debido a la constante exposición a los químicos, mi padre sufrió una grave enfermedad, reduciendo su peso en un cincuenta por ciento, en menos de tres meses, lo que motivó una intervención quirúrgica de emergencia.

Durante ese tiempo, mi madre y un primo de mi padre, lo reemplazaron en el estudio, pero al regresar al hogar, por razones médicas debía apartarse de los químicos, por ello decidió laborar por la mañana lejos del laboratorio, siempre en su profesión de fotógrafo. Mientras el negocio era atendido por mi madre y a veces por mi abuela paterna, quien no sabía captar fotografías, ella sólo se limitaba a recibir los rollos para revelar y entregar los trabajos culminados.

Una tarde en la que yo estaba con mi abuela, llegó mi madre y preguntó si mi padre ya había regresado, la respuesta de ambas fue negativa, pero mi madre insistió que escuchaba los sonidos característicos del laboratorio, al asegurarle a mi madre que nadie estaba en las habitaciones del fondo, ella decidió ingresar para comprobarlo, a los pocos segundos, ella retornó, y asintió con la cabeza que teníamos razón, ambas habitaciones estaban vacías.

Esos sonidos fueron constantes, según comentarios de mi madre, mi hermana y algunos clientes, debo confesar que yo nunca escuché ninguno.

Una mañana, en la que yo estaba con mi abuela, llegó un primo de mi padre, a pesar de haberle informado que él había salido, el primo aseguró que mi papá si estaba en el laboratorio, aquél insistía en oír todos los sonidos característicos de la fotografía, e ingresó para constatarlo, al retornar, con un tono de voz nervioso y con el rostro pálido, mencionó que ahí dentro no había nadie, pero que se escuchaban muchos ruidos sin que se moviera nada.

Otros comentarios se referían a observar caminar a un hombre alto en el pasadizo, como saliendo hacia el salón principal, para luego desaparecer en el marco de la puerta, en instantes que ello no podía ser posible, pues mi padre no se encontraba en el negocio.

Existe un momento que recuerdo con asombro, al culminar la cirugía médica de mi padre, el médico que realizó la intervención hizo el siguiente comentario “si supera las 24 horas de post operación prácticamente ha vuelto a nacer”.

Años después, esas palabras me hicieron pensar en el ser enfermo con riesgo de muerte que ingresó a la sala de operaciones, quizá era el que permaneció en el negocio fotográfico, mientras que el ser que se recuperó de la operación era el que volvió a nacer.

El tiempo transcurrió, mi padre dejó el local unos años después y el tema se olvidó.


Puente de los Suspiros -  Distrito de Barranco

Esta introducción no tiene relación directa con los extraños eventos como efecto de la Batalla de Miraflores, pero habiendo residido durante muchos años en el distrito de Barranco, y escuchado decenas de situaciones paranormales sin explicación, decidí iniciar esta publicación con esta extraña historia familiar.

Aunque, se sabe que el 14 de enero del año 1881, tropas del ejército chileno también invadieron el balneario, destruyeron lo que encontraron en su camino, inclusive el primer Puente de los Suspiros, y hasta atacaron a algunos vecinos que defendían sus predios. Inclusive utilizaron una antigua residencia ubicada en la calle Ermita como su centro de operaciones.

La historia cuenta que se necesitaron varios meses para que el distrito de Barranco vuelva a la normalidad, y lo más curioso fue que parte de esa reconstrucción, aparentemente, se realizó con una colecta de dinero realizada en el país invasor, Chile, ya que en la zona de la actual calle Independencia y en los alrededores del parque Municipal, residían decenas de ciudadanos chilenos que fueron afectados con esa intromisión.