Translate

sábado, 6 de agosto de 2016

La agricultura en Miraflores

Capítulo II. El distrito de Miraflores

1.  Los nativos de Miraflores

Huaca Pucllana - Distrito de Miraflores
La ciudad de Miraflores era un hermoso valle repleto de árboles y áreas de cultivo, con hermosas playas y variadas especies marinas. Hasta mediados del siglo XVIII eran visibles las extensas huacas ubicadas  entre viviendas pobladas por nativos peruanos, y que por distintas razones tuvieron que abandonar sus viviendas, alejándose hacia el este.

A inicios del siglo XIX algunos ciudadanos extranjeros decidieron instalarse en la zona central, muy cerca de una quebrada natural, conocida actualmente como la Bajada Balta, adornada a ambos lados con mucha vegetación, desde ahí se acondicionaron chacras y fundos.




Sitios Arqueológicos:  Huaca Pucllana - Distrito de Miraflores

En esa época, la extensión del distrito era muy amplia, urbanizaciones como  Balconcillo, La Palma, la Aurora, Armendáriz, Limatambo, entre otras formaban parte de Miraflores, terrenos que fueron destinados a la plantación de productos de pan llevar, aprovechando la afluente del río Huatica que corría por la zona de Santa Cruz, lugar donde se sembró caña de azúcar, demandando la presencia de decenas de personas para esa labor.


2.  La agricultura miraflorina

Debido a la huida de los nativos, se necesitó comprar esclavos negros para que realizaran el trabajo, habilitándoles rústicas viviendas cerca de las antiguas casas de algunos pescadores y agricultores, cuyas familias eran residentes desde hacía siglos en la zona, y que temerosamente, optaron por quedarse.



Área Agrícola en el territorio del futuro Distrito de Miraflores


La cada vez más constante presencia de ciudadanos extranjeros, en especial alemanes, ingleses e italianos, motivó que se realizara un censo en el año 1839, el cual determinó que la zona estaba habitada por 139 personas, 18 blancos y 121 mestizos. Estoy segura que no se consideró a los nativos que se dedicaban a la pesca, agricultura y otras labores, ni que tampoco se contabilizaron a las damas y menos a los ciudadanos negros, pues por la extensión de las zonas cultivadas es imposible pensar que hubiera podido ser trabajada por sólo esas 139 personas.


Huaca Pucllana - Distrito de Miraflores

viernes, 5 de agosto de 2016

Una capilla en el Balneario

Capítulo II. El distrito de Miraflores

3.  Una capilla para los residentes


Iglesia San Miguel  - Distrito de Miraflores

La zona central de Miraflores se ubica en lo que hoy es el parque 7 de Junio, muy cerca a los malecones de la Bajada Balta, urbanizándose mediante la construcción de hermosas residencias veraniegas de uno o dos pisos. Esa fue una justificación para que a mediados del siglo XIX la iglesia católica decidiera colocar una sucursal, mediante la orden religiosa de Santo Domingo, instalándose en el actual lugar donde se encuentra la Iglesia Virgen Milagrosa, en aquella época, en ese terreno, habían restos de una Huaca abandonada, destruyéndola totalmente para edificar la nueva sede.

Se construyó una pequeña capilla, con capacidad suficiente para recibir a los visitantes de los días domingos, también se habilitó un pequeño sótano que serviría como despensa, y un área para los posibles futuros entierros, como era costumbre. 

Aparentemente, los primeros años nadie residía en la capilla, sólo se asignaba personal para atenderla los fines de semana.


Iglesia San Miguel  - Distrito de Miraflores

Capítulo II. El distrito de Miraflores

4.  Un Balneario para la aristocracia

Malecón Balta - Distrito de Miraflores 
Alrededor del año 1856, y debido a la creciendo población de los balnearios de Chorrillos, Barranco y Miraflores, se decidió ampliar la ruta del tren eléctrico de Lima hasta Chorrillos, para que los ciudadanos que residían en el centro de Lima y en el distrito del Rímac pudieran llegar con facilidad a sus predios veraniegos.


Malecón Balta - Distrito de Miraflores 
El 2 de enero de 1857, siendo presidente del Perú, Ramón Castilla, se promulga la Ley que convierte al balneario de Miraflores en distrito, estableciendo sus límites hasta la hacienda Balconcillo por el Norte, el cual incluía la hacienda del Conde de San Isidro.

Por el Este hasta la hacienda Limatambo incluyendo Barboncito, La Palma, Aurora, entre otras.

Con el Sur limitaba con el distrito de Barranco, siendo explícitos que fuera la Quebrada de Armendáriz la que figurara en ese límite así como las haciendas cercanas al paso del río Surco, por el Oeste el malecón Balta así como la zona de Santa Cruz que llegaba hasta lo que hoy es la Av. Salaverry (parte de Magdalena).

Malecón Balta - Distrito de Miraflores
calle Lima - Distrito de Miraflores 


jueves, 4 de agosto de 2016

Después de la Batalla de Miraflores

Capítulo II. El distrito de Miraflores

5. Las calles de Miraflores




Av. del Ejercito - Distrito de Miraflores, Limite con el Distrito de San Isidro

Por esos años, el distrito de Miraflores tenía sólo tres calles principales, la Alameda (hoy Ricardo Palma) cuyas residencias ocupaban prácticamente el largo de una cuadra, la calle Colina (hoy Benavides) hasta la altura de Paseo de la República llamada también la Ruta del Tren, y la calle Lima, en la cual se encontraba la iglesia, en esquina con la plaza Matriz (hoy parque 7 de Junio). 

Además de varias pequeñas calles como Atahualpa, Bellavista, Progreso, Esperanza, Alcanfores, La Paz, Larco, Shell, Porta, San Ramón, La Salud (Revett) y la calle de la Municipalidad (José Gálvez), donde se había instalado las oficinas de la comuna, local que era compartido con las instalaciones de la Escuela Fiscal de Varones. Otras edificaciones se construyeron en la Bajada y Alameda Balta, y en los alrededores de la calle Lima donde se empezaron a instalar algunos negocios.


Plano de Miraflores - año 1898 

A raíz del cada día más poblado distrito, la congregación de los hermanos dominicos decidió refaccionar la pequeña capilla en el año 1873, para convertirla en la iglesia matriz de la ciudad, siempre sobre los restos de la huaca, acondicionando un sótano y amplios jardines hacia las calles Lima y Progreso (Diez Canseco).

Los nuevos residentes miraflorinos eran en su mayoría extranjeros o peruanos de primera o segunda generación, quienes construyeron sus viviendas a lo largo de los malecones colindantes a la quebrada Balta (bajada balta), pero habilitando espacios, conocidos como solares o callejones para sus trabajadores, la mayoría negros y algunos indígenas.

Esas residencias mantenían los diseños y arquitectura de su país de origen, se veían casas con estructuras y acabados ingleses, franceses, alemanes, italianos, yugoslavos; entre otros, manteniendo también sus idiomas, así también como sus costumbres, vestimenta, alimentos y festividades.


calle Lima - Distrito de Miraflores 

calle Lima - Distrito de Miraflores 

6. Después de la Batalla de Miraflores

Malecón Balta - Distrito de Miraflores 

Los estragos de la batalla de Miraflores modificaron la residencia y el modo de vida de sus residentes, volviéndose un pueblo más unido, dejando de lado sus costumbres para reconstruir el centro del distrito, ampliando las vías hacia el norte y sur.

Otro censo fue realizado en el año 1898, el cual contabilizó 636 habitantes, siendo los residentes de origen Inglés los más numerosos, similar que el censo del año 1839. Al igual que en los primeros censos, es poco probable que se hayan considerado a las damas y a los ciudadanos negros. Estoy casi segura que tampoco se contabilizó a los ciudadanos peruanos nativos residentes en la zona por varias generaciones, ubicados en las laderas de los malecones y en los acantilados.

En el año 1903 se refaccionó y amplió la calle Colina (Benavides), y en el año 1910 se inició la construcción de la Av. Leguía (Arequipa), lo que motivó que la población miraflorina aumentara. En el año 1908 se contabilizó 1,258 habitantes.

El progreso de la ciudad, y la cantidad de nuevos residentes, motivó que se eliminaran muchas áreas de cultivo para construir caminos, fue así que en el año 1912 se habilitó la av. del Ejército con ruta al distrito de Magdalena.

Hasta principios del siglo XX, todo el distrito carecía de energía eléctrica, el alumbrado de las calles era con gas incandescente, mediante faroles ubicados entre sí a varios metros y sólo en las calles principales, casi nadie tenía acceso al sistema de agua potable y menos al desagüe, la mayoría se abastecía gracias a los canales de agua hallados por las profundas excavaciones realizadas en los patios traseros de las antiguas residencias y en las zonas de cultivo, por ello fue necesario habilitar una especie de grifo para los habitantes de los solares, en distintas partes del distrito.


Plano del Distrito de Miraflores 
calle Lima - Distrito de Miraflores

miércoles, 3 de agosto de 2016

La Municipalidad y la nueva iglesia

Capítulo II. El distrito de Miraflores

7. La reducción de Miraflores



Av. del Ejercito - Distrito de Miraflores, Limite con el Distrito de San Isidro

En el año 1920, la creación del distrito de la Victoria produjo que varias zonas del distrito dejaran de pertenecer al balneario, sobre todo el barrio de Balconcillo, sin embargo por ser zonas agrícolas, no redujo la cantidad de pobladores que en el año 1925 era de aproximadamente 24,500. Aparentemente con motivo de la celebración de la independencia nacional, un numeroso grupo de personas se mudaron a Miraflores.

En el año 1931, se volvieron a recortar los linderos miraflorinos, con la creación del distrito de San Isidro. Fue a partir de esos años en que se empezó a construir quintas y corralones en las calles perpendiculares de la Av. Mendiburu y La Mar, las cuales habían dejado de ser zonas de cultivo, derrumbándose varias huacas ubicadas entre las calles 8 de octubre y Manuel Tovar para continuar construyendo viviendas, en especial para los agricultores que laboraba en la zona.

Desde principios de siglo se habían construido varios callejones en la calle José de la Torre Ugarte para albergar a los ciudadanos negros que laboraban en el campo, sin algún tipo de iluminación ni sistemas de agua ni desagüe.

Plano del Distrito de Miraflores

8. El progreso y la nueva iglesia miraflorina


La construcción de viviendas precarias en la zona de Santa Cruz fue de gran contraste con las residencias ubicadas en las avenidas principales, en los alrededores de la capilla San Miguel Arcángel, así como las lujosas residencias a lo largo del acantilado de la quebrada Balta, muchas de las cuales ocupaban casi toda una manzana, edificándose residencias similares en las últimas cuadras de la Av. Arequipa y en la Alameda Ricardo Palma.

El progreso de la ciudad motivó la adecuación de nuevas avenidas, como la Av. José Pardo, en la cual se habilitó una hermosa Alameda, así como la Av. Comandante Espinar, donde también se construyeron espaciosas residencias.

Quizá por ello, en el centro del distrito, la iglesia matriz decidió volver a modificar y ampliar sus instalaciones, refaccionándolas y cambiando su nombre en el año 1939, de San Miguel Arcángel a Virgen Milagrosa. 

Mientras al lado derecho de ella, se encontraba una zona cercada, donde se había cavado una enorme zanja y colocado los restos de muchos de los combatientes de la Batalla de Miraflores, dicha zona no estaba abierta al público, por los posibles epidemias que podía provocar el acercamiento, conocida como la fosa común miraflorina, aunque en todo el distrito se conocían de otros cuatro lugares destinados para el mismo fin.


Municipalidad de Miraflores - Distrito de Miraflores 
En el año 1941, la comuna miraflorina decidió construir un nuevo local para sus instalaciones, aprovechando la fosa común habilitada para depositar los restos humanos de cientos de combatientes de la Batalla de Miraflores, para erigir un edificio de tres pisos y un sótano, finalizado en el año 1944.

Esta breve introducción será utilizada para visualizar de manera simple los sucesos que forman parte de la zona de influencia de los eventos paranormales que ocurren en varias partes del distrito, como resultado de los crueles y sangrientos sucesos de la Batalla de Miraflores, ocurrida el 15 de enero de 1881, y cuyos efectos se sintieron varios días después, cuando se tuvo que enterrar a varios miles de cuerpos sin vida regados por la ciudad, y cuyo secuela continúa hasta hoy.