Translate

viernes, 26 de febrero de 2016

El distrito de Surquillo

Capitulo IX.

El distrito de Surquillo

Parque Reducto No 5  - Distrito de Surquillo 

Fue creado el 15 de julio del año 1949 con algunas áreas que pertenecían a la jurisdicción del distrito de Miraflores.

Sus límites fueron definidos con el transcurso del tiempo, algunos de sus residentes no estaban de acuerdo con esa decisión, en especial por contener terrenos como el estadio, cementerio y reductos que forman parte de la historia de Miraflores, y muchas otras zonas residenciales.

Pero para un importante número de su población, el abandono de la comuna miraflorina, los obligaba a tomar esa decisión.

Información obtenida de la página web de la Municipalidad de Surquillo, en el acápite Historia:

http://www.munisurquillo.gob.pe/librohistoria/



 Calle del Distrito de Surquillo - Fotografía obtenida de
 http://www.munisurquillo.gob.pe/librohistoria/
 Calle del Distrito de Surquillo - Fotografía obtenida de
 http://www.munisurquillo.gob.pe/librohistoria/
 Calle del Distrito de Surquillo - Fuente
 http://www.munisurquillo.gob.pe/librohistoria/

Cabe recordar que entre los jirones Dante, San Miguel, San Diego y Narciso de la Colina estuvo ubicado un antiguo cementerio, cuando correspondía al distrito de Miraflores, a unos metros de la actual Av. Andrés Cáceres y la estación de Bomberos.

Se ignora que sucedió con esos restos mortales, actualmente esa zona está ocupada por el local de la Municipalidad de Surquillo y la Comisaría del distrito, así como un puesto de asistencia pública, es de remarcar que aún se conserva el muro perimétrico.

Existe información que en ese local también funcionaba un comedor popular, y que debido a la cantidad de fallecidos y no tener un lugar donde enterrarlos, debieron utilizarlo como sala mortuoria.



Distrito de Surquillo, esquina calle Dante y Colina

 Calle del Distrito de Surquillo - Fuente
 http://www.munisurquillo.gob.pe/librohistoria/

Distrito de Surquillo - Fotografía obtenida de Google


1. Una vivienda en la calle Santa Rosa

calle Santa Rosa - Distrito de Surquillo - Fotografía obtenida de Google
Vía ubicada entre las calles Dante y la avenida Paseo de la República, es el lugar donde ocurren un par de extraños sucesos en dos casas contiguas construidas hace más de cien años, una de ellas modificada para que funcione una empresa de peluquería.

La vivienda fue habitada por una misma familia desde mediados de los años 1950, el relator inició su historia comentando que desde que se mudaron advirtió algo parecido a una sombra que se desplazaba dentro de la casa, parecía que atravesaba las paredes, techos y pisos, inclusive los muebles, desapareciendo en cualquier instante.

Al inicio pensó que podría ser el reflejo de algún foco proveniente de la calle, pero a veces le resultaba demasiado extraño pues también lo notaba cuando los focos aun no estaban encendidos.

Cuando una de sus hijas cumplió 15 años, realizó una reunión para celebrarlo, pero durante todo el tiempo la notó preocupada, al finalizar la fiesta, ella le confió a su padre que desde hacía tiempo algo la fastidiaba, le tocaba el hombro, le movía el cabello y lo que más le asustó fue que la noche anterior había sentido que le jalaban los pies. El padre trató de calmarla, evitando comentarle que él veía a una sombra, por ello le aseguró que averiguaría.

El relator empezó a investigar la razón de ese tipo de eventos, hasta que se decidió enfrentar con “eso” que perturbaba a su hija, suponiendo que era la misma sombra. Un día que se quedó solo en casa y sin saber que algún extraño estuviera a su lado, empezó a gritar y maldecir mirando hacia los lugares donde solía notar a la sombra, y sobre todo en el cuarto de sus hijas.

Cada vez que se quedaba solo en la casa, repetía la escena de gritos y maldiciones, aunque la esposa conocía del problema, evitaba hacerlo delante de ella, pues trataba de demostrar toda su agresividad masculina. Transcurrieron varias semanas sin que su hija le reportara alguna incomodidad, sin embargo el relator continuaba mirando la sombra.

Ambas hijas se casaron y mudaron de barrio, luego de lo cual, la esposa le confesó al relator que ella siempre sentía extraños olores cuando estaba en la cocina y en el patio, y también escuchaba ruidos sin explicación, inclusive alguna vez vio como unas botas debajo de la mesa de la cocina y al revisar resulta que no había nada, por lo que recomendó que era mejor mudarse, luego de 60 años de permanencia dejaron esa casa.


calle Santa Rosa - Distrito de Surquillo - Fotografía obtenida de Google

2. Una extraña peluquería en la calle Santa Rosa.


El local ubicado junto a la casa referida por paredes medianeras, funcionaba como una peluquería para damas. La relatora fue una de las trabajadoras, que me comentó que ella evitaba mirar a los espejos, en especial cuando realizaba su labor, porque varias veces había notado a alguien parado a su lado, y al girar la cabeza no había nadie.

Una noche de viernes, una cliente le preguntó por “el joven que estaba a su lado”, al cual había visto varias veces parado o caminando, gracias al reflejo del espejo, al llegar a los oídos de la dueña del local, se acercó a la cliente y trató de cambiar la conversación, informándole que en su local sólo trabajaban damas.

Esa noche, al culminar la hora de atención al público, revisó minuciosamente el local con ayuda de sus trabajadoras, no encontrando a algún hombre, sin embargo notó algo parecido a pisadas masculinas, o al menos parecido a unas botas en los servicios higiénicos, aunque podría ser que alguna clienta usara botas de una talla grande.

Días después, se dio cuenta que sin motivo alguno, se empavonaban los espejos, y que eventualmente se volvían a ver las pisadas en los baños.

A pesar de tratar de evitarlo, se esparcieron los comentarios sobre el joven que frecuentaba la peluquería, cada cliente trataba de localizarlo frente al espejo, porque aparentemente sólo por ese medio se le podía ver, por ello la dueña decidió llevar a un gato, el cual en cualquier momento empezaba a maullar y colocarse en posición de ataque justo cerca al espejo.

El animal era muy cariñoso con las clientas y el personal, pero por alguna razón se ponía arisco y con actitud pleitista en cualquier momento, por eso la dueña decidió restringir su actuar sólo entre los servicios higiénicos y en la zona de los almacenes. Desde el salón principal se escuchaba los extraños maullidos, los cuales fueron disminuyendo, así como los comentarios sobre el joven que podía verse a través del espejo.



Parque Reducto No 5  - Distrito de Surquillo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario