Translate

jueves, 16 de junio de 2016

La Hacienda Santa Cruz

Capítulo V.

Los eventos paranormales cerca del ocaso

3. La Hacienda Santa Cruz

Parque Maria Reiche - Distrito de Miraflores

A principios de la década de 1980, yo era asidua a la zona donde se practica ciclismo  en Miraflores, ubicado en el actual parque del Skate, cerca al parque María Reiche, en esos años no existía ninguno de esos parques.

Por esos años, antes de la remodelación del parque, conocí a una anciana de piel negra, quién acostumbraba pasear a su perro por toda esa zona durante las tardes.

Una tarde, cerca al ocaso, empezamos a conversar. Ella me comentó que nació en el año 1900 justo a principios de siglo, en una chacra que se extendía hasta la calle Mendiburu, casi al límite con la prolongación de la Alameda Central, hoy Av. José Pardo. Me dijo que casi todos los miembros de su familia laboraban en el campo, desde el amanecer hasta el ocaso, viviendo en precarios solares construidos de caña y barro muy cerca de la zona de cultivo.

Aprovechando el canal de regadío que pasaba por el camino de tierra de la calle Córdova (habilitado aproximadamente hasta el año 1946) se plantaron  muchos árboles de mora, que era consumido por su familia y otros pobladores.

La mayoría de ciudadanos negros que laboraban en las haciendas, residían en solares construidos muy cerca al otrora cuartel San Martín y a los terrenos agrícolas. A partir del año 1913 la zona de Santa Cruz cercana a la Alameda Central estaba siendo urbanizada y re distribuida en pequeñas parcelas, muchas de las cuales se convertían en haciendas.

La dama me comentó, que el horario de trabajo lo marcaba la luz del sol, la labor se iniciaba alrededor de las 6 a.m. y era normal que los campesinos la abandonaran minutos antes del ocaso, porque no era posible continuar debido a la falta de luz, y además por el rumor que en esos momentos se vería caminar a dos personas con una extraña vestimenta, no acorde con las de los campesinos.

Uno que andaba preocupado por esa visión, era el capataz, quien pensaba que esa extraña visita podría malograr los sembríos, por ello en las mañanas siguientes acostumbraba revisar que todo estuviera perfecto; preocupándose al no comprobar algún rastro de pisada, constantemente decía que parecía que los sujetos hubieran camino en el aire.


Otro de los recuerdos de la señora, se remontaba hacia el año 1927, ella se acordaba que no había agua en morada, era preciso abastecerse desde varias cuadras, en una poza vecina, hasta que se habilitó un pilón ubicado entre las calles Gral. Varela y Enrique Palacios, cerca de la casa hacienda Santa Cruz, a varios metros de donde hoy está la clínica Anglo Americana. Debo reconocer que la edad de la señora la podía hacer calcular mal algunos datos, porque en realidad la clínica Americana queda a varias cuadras de esa zona, pero igual la continué escuchando.

La dama recordaba que por los años 1930, la zona estaba empezando a urbanizarse, manteniéndose algunas pequeñas chacras hacia el lado de San Isidro, donde trabajaba su conyugue.

Ella me mencionó que su marido también le habló sobre algunas extrañas experiencias, la misma sobre los seres caminando justo a la hora del ocaso, además que era costumbre sentir un viento helado proveniente del Este, acompañado de unos sonidos no comprensibles, parecían como murmullos, a pesar de laborar a varias cuadras de distancia del malecón. Ese comentario también me parecía un poco incongruente, porque el viento normalmente viene desde el Oeste, el mar, pero quizá esa sensación no era viento.


Parque Maria Reiche - Distrito de Miraflores - Fotografía obtenida del internet

La dama continúo conversando, recordando que como en la zona no existía alumbrado público, era poco frecuente salir durante la noche, debido a la oscuridad y que en realidad nadie tenía a donde ir, además por los rumores sobre ese par de extraños sujetos que también se les veía caminar por las oscuras calles, y algunas veces inclusive dentro de los solares. Ella me aseguró haberlos visto varias veces, pero desde que tiene su perrito ya no les hace caso.

La última conversación que tuve con dicha señora fue hacia finales de la década de 1980, ella me aseguró que aún algunos vecinos afirmaban ver a ese par de sujetos, pero sobre todo sentir el viento helado y el sonido similar a un murmullo, como si alguien estuviera bisbisando, pero la información era ya un poco confusa, porque inicialmente el viento helado era por la zona cercada a San Isidro, y ella me dijo que residía por la zona de Mendiburo cerca a la Iglesia.


Parque Maria Reiche - Distrito de Miraflores - Fotografía obtenida de la Revista de la Municipalidad de Miraflores

Es de anotar, que en parte del acantilado, ubicado al centro de ambos parques, hay una quebrada que conduce a la playa, habitada por muchos años, por varias familias de pescadores, algunos agricultores, y seres de otros oficios; hacia la década de 1970 fue considerado un asentamiento humano, llamado “El Chaparral”.

En el año 1996, a esos vecinos miraflorinos, el alcalde de turno, los trasladó hacia unos terrenos en la ciudad de Ventanilla, acondicionando dicha área para el futuro parque Reiche.

Toda esa zona de San Cruz ha sido considerado por décadas como un barrio obrero, poblado por personas de escasos recursos, muchos sin oficio conocido y quizá hasta con algún prontuario, han transcurrido muchos años, y a pesar del auge desde el punto de vista culinario y mecánico, hasta ahora muchas de esas quintas continúan tugurizadas.



Bajada del Parque Maria Reiche  
Zona donde residían los habitantes del Asentamiento El Chaparral
Distrito de Miraflores - Fotografía obtenida del internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario